La Casa Blanca confirma la Campaña Mundial para Proteger los Actos Homosexuales

By Stefano Gennarini, J.D. | August 2, 2019

NUEVA YORK, 2 de agosto (C-Fam). Tras varios meses de confusión y desinformación en torno a la postura de la Administración respecto a las cuestiones LGBT, la Casa Blanca ha confirmado la semana pasada el lanzamiento de una campaña mundial de Estados Unidos destinada a promover la aprobación de los actos homosexuales.

“La Administración Trump ha lanzado una campaña global para despenalizar la homosexualidad e invita a todas las naciones a unirse a nosotros”, decía un tweet de la Casa Blanca la semana pasada. Este mensaje de apoyo a la comunidad LGBT había sido escrito por Richard Grenell, embajador de Estados Unidos en Alemania abiertamente gay.

El tweet confirmaba además que a los conservadores les preocupaba la postura adoptada por la Administración Trump en cuestiones LGBT. El año pasado, el Friday Fax dio a conocer que los representantes del Departamento de Estado presionaban a los gobiernos para que aceptaran “la orientación sexual y la identidad de género” en el Derecho Internacional. Además, el entonces embajador de Estados Unidos ante el Consejo Económico y Social de la ONU hizo un encendido alegato durante la Asamblea General en favor del movimiento homosexual.  Es más, el presidente Trump sigue siendo miembro del Grupo Básico LGBT de naciones “que presionan para promover los asuntos homosexuales y transgeneristas.

Cuando el embajador Grenell anunció en febrero una campaña estadounidense para “despenalizar la homosexualidad”, surgió un conflicto en la Administración sobre cómo proceder con los asuntos LGBT.

En declaraciones a la prensa, el presidente Trump negó en principio conocer la existencia de una campaña mundial para derogar las leyes de sodomía después de que el embajador Grenell anunciara su lanzamiento en febrero. A varios miembros de la Administración les pilló de sorpresa esta campaña, de la que no estaban al tanto. Algunos la calificaron como una “pícara” iniciativa de Grenell. Mientras tanto, el embajador Grenell hizo repetidas apariciones en televisión promoviendo la iniciativa.

Luego, por primera vez desde que asumió el cargo, el presidente Trump tuiteó un mensaje en apoyo del “Mes del Orgullo”, y en un tweet posterior confirmó el lanzamiento de la campaña mundial para “despenalizar la homosexualidad”.

Pero la confusión y la desinformación sobre la campaña no habían disminuido en junio, ya que el Departamento de Estado prohibió a las embajadas de Estados Unidos enarbolar la bandera arco iris, que cada vez simboliza más la opresión política sufrida por los cristianos en los países occidentales. Aún así, muchas embajadas de Estados Unidos optaron por exhibir la bandera, incluso en la Misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

El tweet de la Casa Blanca en apoyo al embajador Grenell, publicado el 26 de julio, muestra el compromiso de la Administración Trump de promover la aceptación de los actos homosexuales internacionalmente. Siguió una serie de tweets del embajador Grenell y de la Embajada de Estados Unidos en Alemania sobre su participación en el anual Desfile del Orgullo Gay de Berlín.

(El embajador de EEUU en Alemania, Richard Grenell, y su personal diplomático, participan oficialmente en el anual “Desfile del Orgullo Gay” de Berlín)

La homosexualidad es un tema controvertido en la Asamblea General de la ONU. Más de 70 países prohíben los actos homosexuales e incluso la propaganda homosexual. Estos gobiernos afirman que todas las personas tienen derecho a la misma protección de los derechos humanos, incluyendo a los individuos que se identifican como LGBT.

Pueden considerar que la campaña de la Administración Trump contradice las declaraciones hechas por el Presidente Trump en la Asamblea General sobre la soberanía de las naciones y los valores familiares.

Los actos homosexuales no están protegidos por las leyes de derechos humanos acordadas internacionalmente. Las leyes de derechos humanos tampoco protegen las relaciones sexuales extramatrimoniales. El derecho internacional sólo protege la autonomía sexual en el contexto de la igualdad de derechos de hombres y mujeres para contraer matrimonio y fundar una familia.