Los 5 peores momentos de 2019 para la vida y la familia

By Susan Yoshihara, Ph.D. | December 27, 2019

NUEVA YORK, 27 de diciembre (C-Fam) A pesar de que los Estados Unidos, junto con una coalición de otras naciones soberanas, promovieron una fuerte agenda pro-vida en las Naciones Unidas durante 2019, el personal de la ONU y los EE.UU. eliminaron progresivamente las protecciones para las mujeres y los niños vulnerables, degradando los estándares de la ONU sobre prostitución, pornografía infantil y trata de niños, humillando a los países tradicionales por sus leyes sobre sexualidad humana.

1. Las mujeres de la ONU declaran que ésta es neutral en cuanto a la legalización de la prostitución.

En noviembre la agencia para la mujer anunció su neutralidad acerca en referencia a si la prostitución debería ser criminalizada.

Esto sucedió después de que 1400 organizaciones de la sociedad civil expresaran su alarma en torno a que las mujeres de la ONU se posicionaran del lado de otras organizaciones igualmente de la ONU que promueven la prostitución como un modo de trabajo; consideran el mercado sexual como un empleo viable y unas bases aceptables para una migración económica femenina;  llaman a descriminalizar el mercado sexual, incluyendo el comercio de actos sexuales, todo ello violando el derecho internacional, los principios fundamentales del feminismo y los derechos humanos, incluyendo pero no limitando a CEDAW.

2. La Asamblea general de la ONU minimiza algunas formas de pornografía infantil.

En noviembre la Asamblea General de la ONU reemplazará el término “pornografía infantil” por “material de abuso sexual infantil’ en la lucha contra la pornografía infantil.

Mientras los promotores argumentan estos alineamientos con las tendencias internacionales, los expertos alertaron contra este asunto en el pasado ya que podría obstaculizar los esfuerzos por perseguir los casos de pornografía infantil. Estos expertos están ahora en minoría. El nuevo patrón será promovido por el sistema de la ONU.

Ellos crean confusión en cuanto a si el término “material de abuso sexual infantil” se refiere solo a imágenes producidas como resultado de abuso sexual de niños o a cualquier representación sexualmente explicita de niños, como los actuales criterios  de pornografía infantil.

3. Personal de la ONU descubierto en un escándalo de abuso sexual.

El año trajo a la luz otras conductas indebidas por parte del personal de la ONU que, encargado de la protección de civiles, en cambio, abusó de ellos.

Líderes internacionales e incluso miembros de la ONU han comenzado a admitir ocasiones en que el personal de mantenimiento de la paz de la ONU ha abusado de mujeres y niños vulnerables, vendiendo formas básicas de ayuda a cambio de favores sexuales. Menos conocido es el caso de un representante de la ONU responsable de combatir la compra-venta de niños que salió a favor de comprar y vender niños a través de la gestación comercial subrogada..

 4. El plan fundamental de la ONU para combatir la venta de niños acepta la gestación subrogada.

La Relatora Especial de la ONU sobre la Venta de Niños, Sra. Maud de Boer-Buquicchio, anunció que las prohibiciones completas de la subrogación son peligrosas y que la subrogación, en cambio, debería regularse. Incluso dijo que la subrogación comercial no es necesariamente la venta de niños e instó a los países a ratificar los acuerdos de subrogación contratados en el extranjero. Buquicchio ignoró la evidencia de niños abandonados, abortos forzados, la mercantilización de niños, la trata de mujeres y niños, y el precio de los niños de manera diferente según su género y características. Si bien la ponente sostuvo que no existe el “derecho a un niño”, citó “los derechos de salud sexual y reproductiva” como justificación de la subrogación.

5. La administración Trump humilla a los países tradicionales por sus leyes sobre sexualidad humana.

La Administración Trump lanzó una campaña global para despenalizar la conducta homosexual en la Asamblea General, dirigida a muchos de los mismos países que respaldaron su postura pro vida en la ONU. Tanto el presidente Trump como el vicepresidente Mike Pence expresaron su apoyo a la iniciativa, encabezada por el embajador de EE. UU. en Alemania Richard Grenell para utilizar la ayuda exterior y la diplomacia de EE. UU. como influencia sobre los condados tradicionales para liberalizar las leyes contra la práctica homosexual.