Cómo el empuje por los derechos sexuales y reproductivos daña los derechos humanos de las mujeres

By Staff de C-Fam | March 24, 2017
baby-smile-mother

NUEVA YORK, 24 de marzo (C-Fam) En la sede de la ONU esta semana, los expertos detallaron varias formas en que los activistas de los derechos sexuales y reproductivos están contribuyendo a la continua violación de los derechos humanos de las mujeres. Dos eventos que se celebran sólo en las salas permanentes formaron parte de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de dos semanas, los cuales concluyeron el viernes.

Reggie Littlejohn de los Derechos de la Mujer Sin Fronteras relató los horrores de los abortos forzados en China cuando las mujeres quedaron embarazadas en violación de la política de un hijo de 30 años, revisada el año pasado para permitir la concepción y nacimiento de dos niños por familia. La oradora explicó cómo las combinaciones de preferencias de los hijos, la pobreza y las políticas coercitivas dieron lugar a un sesgo en cuanto a proporciones en cuanto a sexo en China e India. Los esfuerzos para abordar este problema en la ONU han evitado, en repetidas ocasiones, pedir restricciones al aborto, incluso cuando se utiliza ampliamente para evitar el nacimiento de hijas.

Las cuestiones de la pornografía y la prostitución han provocado recientemente divisiones entre grupos feministas en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, ya que grupos como Amnistía Internacional han pedido la despenalización del “trabajo sexual”.

Arina Grossu, del Family Research Council, presentó datos que muestran los vínculos entre la pornografía, la prostitución y la trata de personas. Hizo hincapié en la necesidad de abordar el problema en su raíz. “En los Estados Unidos, tenemos leyes de obscenidad contra la pornografía”, dijo, “pero no se están aplicando”.

Rebecca Oas discutió las formas en que los datos de encuestas de hogares de países en desarrollo se usan mal para implicar una gran demanda de anticonceptivos que simplemente no existe. Mientras tanto, los grupos de planificación familiar argumentan que mientras se inviertan más fondos para el tema de anticoncepción, esto repercutirá en que haya menos para gastar en servicios de salud materno-infantil. “Si vamos a invertir tiempo y dinero en visitar las casas de las mujeres y preguntarles lo que quieren, al menos debemos evitar retorcer sus palabras”, dijo Oas. Oas es directora asociada de investigación de C-Fam, editora del Friday Fax.

Marianna Orlandi, de C-Fam, presidió un panel sobre cómo la salud de las mujeres en Asia está amenazada por un mayor riesgo de cáncer, que a su vez está vinculado a los crecientes niveles de aborto y el uso de píldoras anticonceptivas. El panel fue patrocinado Endeavour Forum.

El biólogo y profesor de endocrinología Joel Brind, que ha pasado décadas en el campo, expuso la evidencia de estudios poblacionales en Asia que apoyan fuertemente un vínculo entre el aborto y el cáncer de mama.

La cirujana de mama Angela Lanfranchi, ilustró las cuatro formas en que “la píldora. . . mata”. La audiencia, formada mayormente por jóvenes, escuchaba en completo silencio. Lanfranchi es presidente del Instituto de Prevención del Cáncer de Mama, que co-fundó con el Dr. Brind.

Tanto Lanfranchi como Brind aparecen en la reciente película documental “Hush”, que revela cómo el lobby del aborto ha hecho callar la discusión sobre el vínculo aborto-cáncer de mama señalando un “consenso” basado más en la política que en la ciencia.

Denise Mountenay, fundadora de Canada Silent No More, y Abigail Meadows, dieron testimonios conmovedores de sus últimos abortos. -¿Dónde están mis hijos? -preguntó Meadows, que se volvió estéril debido a los abortos consecutivos.

Mountenay, que fue víctima de agresión sexual, habló sobre cómo el trauma de su aborto es la cosa que todavía la persigue. “Superé la violación, pero no el aborto”.

Orlandi cerró recordando a la audiencia cuánta ignorancia rodea los temas de aborto y anticoncepción, precisamente debido a conceptos erróneos promovidos por defensores del aborto.