Los provida logran importante victoria en recién concluida Comisión de la ONU

By Stefano Gennarini, J.D. | February 22, 2019

NUEVA YORK, 22 de febrero (C-Fam) Los progresistas no aplaudieron ni vitorearon como normalmente hacen al concluir ayer la Comisión de Desarrollo Social de la ONU en los cuarteles centrales de la ONU, ya que la comisión no hizo siquiera alusión al aborto y a los derechos de homosexuales y transexuales.

De hecho, el ánimo era sombrío cuando el presidente hizo sonar el martillo para finalizar la sesión. El acuerdo final dejó fuera las palabras de moda “salud sexual y reproductiva” y demás terminología relativa al aborto e incluyó provisiones acerca de políticas de familia en su lugar.

“Los Estados miembros, una vez más, se encuentran a sí mismos ante una comisión disfuncional”, se quejó el delegado de México, uno de los países más agresivos en la promoción de términos relativos al aborto y derechos de homosexuales y transexuales en las negociaciones de la ONU.

Acusó a las delegaciones socialmente conservadoras, mayoritariamente de África y Medio Oriente, de hacer a la comisión “irrelevante” y de amarrar la comisión a “dogmas y dicotomías del pasado”.

A través de las negociaciones, el grupo africano solicitó que los facilitadores de las negociaciones solamente incluyeran lenguaje previamente acordado en el documento. Esto excluye cualquier lenguaje relacionado con el aborto o con los derechos de homosexuales y transexuales.

Hablando en nombre del Grupo Africano, un representante de Yibuti destacó los aspectos positivos de la resolución adoptada por la comisión. “Hay una delgada línea entre política y protección social versus política de familia. La familia juega un rol fundamental en la inclusión social y, así, las políticas para las familias ayudarán a reducir desigualdades sociales y ayudarán a combatir la pobreza, especialmente en África”, dijo.

El año pasado fue la primera vez desde que la Comisión empezó a reunirse en 1962 que incluyó el controvertido término relativo al aborto “salud sexual y reproductiva”. Las negociaciones se habían venido acalorando con respecto a este tema en años recientes.

Los años recientes también habían visto prolongados y acalorados debates acerca de “diversidad de familia” durante la comisión. Esta frase es crecientemente reconocida por los países socialmente tradicionales como un caballo de Troya para el matrimonio homosexual.

Pero las delegaciones europeas no presionaron por la “salud sexual y reproductiva” ni aún por la “diversidad de familia”, lo que –dicen observadores– refleja una falta de consenso dentro de la Unión Europea.

Personas enteradas que fueron testigos de las negociaciones, observaron que la delegación de la UE pareció desorientada y desorganizada. Mientras la Unión Europea ha promocionado la frase “formas variadas de familia” en años recientes, su falta de consenso dentro del grupo en este tema lo hizo incapaz, esta vez, de asumir una posición unida.

La falta de una posición europea común probablemente se debe a Polonia y Hungría, los cuales tienen una visión más tradicional de la familia que otros poderes europeos, como Alemania, el Reino Unido o Francia. Tanto Polonia como Hungría intervinieron en el debate general esta semana en orden a destacar las políticas de familia en sus países.

Precisamente esta semana, el primer ministro de Hungría anunció un nuevo plan de siete puntos para ayudar a la formación de matrimonios y al crecimiento de familias. El plan incluye eliminar impuestos para las mujeres con cuatro o más niños. La delegación húngara mencionó explícitamente sus esfuerzos por elevar la fertilidad en un país que ha tenido tasas entre las más bajas de Europa, pero que ha crecido de 1,25 en 2011 a 1,5 hoy.

Una victoria en esta comisión son buenas noticias para los provida, pero no significa ni remotamente que la lucha haya terminado. La promoción del aborto a través de la “salud sexual y reproductiva” sigue siendo una prioridad para los países ricos y la burocracia de la ONU, y el debate se retomará en marzo, cuando la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer  se reúne por dos semanas.

Paloma Castillo contribuyó a reportar en este artículo.